20 señales de que eres una adicta a la belleza

Si eres una chica a la que le gusta la belleza, no hay duda de que el mostrador de tu baño está cubierto de productos que tienes. Ser una adicta a la belleza significa que tu colección de maquillaje nunca parece estar completa, aunque podrías estar en un episodio de Hoarders. Aquí hay 20 señales de que eres una adicta a la belleza.

1. Lucha por distinguir entre deseos y necesidades

Tanto si ves un producto llamativo, como una pieza que quieres en tu colección, las posibilidades de salir de Sephora con todo menos con el producto que has venido a buscar son muy altas.

2. Tienes varias barras de labios, bronceadores, coloretes, etc.

Tener muchos productos significa que lo más probable es que tengas más de un tono de colorete. Si eres la amiga que va a maquillarse, lo más probable es que tengas tanto maquillaje que prácticamente podrías ser una maquilladora.

3. Parece imposible que se agoten los productos

Has intentado que el proyecto se convierta en una sartén, pero te has caído del tren todas las veces. No usar un producto parece una pérdida de dinero, pero ver que uno de tus productos favoritos se agota es trágico.

4. Tener constantemente los cepillos sucios

Limpiar todos los pinceles de maquillaje parece mucho trabajo, sobre todo porque se van a ensuciar de nuevo.

5. Encontrar pestañas postizas en tu casa

¿Es eso una araña gigante en el mostrador? No, es sólo el par de pestañas postizas de anoche.

 

6. Caer en el bombo de los productos que ves en las redes sociales

¿Ha salido otra paleta de melocotón? Sí, por favor. Aunque en un principio no querías el producto, dejarte atrapar por el hype prácticamente te obligó a hacer la compra.

7. Comprar un producto sólo por su bonito envase

Desde la bonita colección de melocotón de Too Faced hasta la colección de edición limitada de Mariah Carey, a menudo nos gustan los productos bonitos. Tanto si eres fan del producto como si no, tener productos estéticos es imprescindible para Instagram.

8. Caer en la trampa de comprar productos de edición limitada

Hablando de la colección de Mariah Carey, la mitad del revuelo se debió a que el producto era de edición limitada. La mayoría de las veces compramos estos productos porque son colaboraciones con nuestras celebridades favoritas como Miley Cyrus, Nicki Minaj o YouTubers como Jaclyn Hill y Kathleenlights.

9. Comprar productos porque tu bloguera de belleza favorita te lo ha recomendado

¿Recuerda todo el mundo los días en los que, independientemente de su tipo de piel, compraba los mismos productos que su bloguera de belleza favorita? El resultado es una piel seca, un aspecto pastoso y la duda de a qué se debe el bombo del producto. Estar bien informada ayuda a evitar que se produzca un error en la compra del producto.

10. Tener productos específicos para las cuatro estaciones

Tienes bases de maquillaje y correctores en tonos que van desde el invierno hasta el verano. En cuanto a las estaciones intermedias, es necesario mezclar los tonos para conseguir el tono perfecto.

11. Amar el lápiz labial mate, pero que se te resequen los labios

Los looks con barra de labios mate son bonitos, están de moda y son una forma estupenda de conseguir un look impecable. ¿El mayor problema? Tener los labios secos y escamados al final de la noche es uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos las adictas a la belleza.

12. Tener varias barras de labios nude

A todo el mundo le gusta una buena barra de labios nude, pero tener 20 es excesivo. Parece que no puedes deshacerte de ellos por la diferencia en la fórmula, el tono, la tonalidad o el aroma.

13. Tener 10 bases y contornos diferentes para diferentes tonos de piel

Comprar una paleta con diferentes tonos siempre parece una buena idea cuando las amigas te piden que las maquilles. Tener tantos tonos diferentes hace que parezcas una maquilladora aunque no uses ni la mitad de ellos.

14. Tener una enorme colección de pinceles

¿Pinceles de unicornio, cerdas de colores y bonitos mangos de pinceles? Todos estos factores hacen que sea difícil resistirse. Al final te vienes abajo y compras más brochas. ¿Alguien necesita otro vaso de pinceles?

15. Sentir que no se puede esperar a las rebajas porque se quieren mucho los productos

Intentar ahorrar tus puntos de Ulta o Sephora para una gran venta es difícil. Las empresas lanzan nuevos productos y sientes que no puedes esperar para hacer un gran botín.

 

16. Tu bloguera de belleza favorita saca su propio producto para que lo compres

La collab de Becca x Jaclyn Hill salió con champagne pop y la colección de Kandee Johnson con Too Faced se lanzará pronto. Apoyar a tus marcas y bloggers favoritos es divertido, pero luego te preguntas a dónde va todo tu dinero.

17. Las cejas se han convertido en uno de los rasgos más importantes

Quién iba a decir que las cejas iban a ser uno de los rasgos más importantes de tu rostro. Las citas con la cera o el hilo hasta la pomada y o el polvo para cejas pueden ser uno de tus mayores dilemas.

18. Mucha prueba y error

Se necesita mucho trabajo para encontrar los productos del santo grial y hacer una bolsa de maquillaje esencial. Por ello, hay que probar y equivocarse con muchos productos para enamorarse. En una papelera tienes un cementerio de productos para todos los productos que no pasaron el corte.

19. Tener unas fotos muy malas

Empezar a maquillarse significa que has experimentado a menudo para conseguir tu look favorito. Si miras las fotos del pasado, podrás revivir los días en los que llevabas sombra de ojos azul y una base de maquillaje mousse de ensueño.

20. Que la gente piense que te has maquillado para impresionar a alguien

El maquillaje es una de tus formas favoritas de expresarte y es una forma de ser creativa. Maquillarse para otra persona que no sea tú misma parece una locura. Mientras tengas confianza en ti misma, sigue haciéndolo.


Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Entradas